¿Estás por barnizar vos mismo tus muebles? te damos algunas #recomendaciones:

 Escoge un área ventilada y con buena iluminación.

 Elige un área sin polvo ni suciedad.

 Encuentra el barniz adecuado:
 Los barnices a base de aceite, incluidos algunos de poliuretano, son de larga duración.
 Los barnices acrílicos y a base de agua tienen poco olor y los puedes mezclar solo con agua.
 Los barnices en aerosol son más fáciles de usar. No requieren brochas y no es necesario diluirlos con disolventes.
 También puedes encontrar barnices transparentes y matizados. Los transparentes permiten que se aprecie el color natural de la madera y los matizados actúan como un tinte y dan a la pieza un color específico.

Prepara la madera:

 Quita el acabado anterior si lo deseas.

 Considera quitar los acabados anteriores mediante el lijado.

 Lija la madera con una lija fina.

 Limpia la madera y el espacio de trabajo con un paño húmedo y déjalos secar.

 Considera llenar la veta de la madera: podes usar un color que combine con el color natural de la madera, o podes usar el color del tinte que emplearás.

Para barnizar:

 Si es necesario, prepara el barniz para la primera capa.

 Aplica la primera capa de barniz diluido y déjala secar.

 Lija la primera capa y límpiala con un trapo húmedo.

 Aplica la siguiente capa de barniz y déjala secar.

 Lija la segunda capa y límpiala con un paño húmedo.

 Continúa aplicando más barniz y lijando entre capas: aplica de 2 a 3 capas más de barniz.

 Espera a que el barniz termine de secar.